Untitled Document

La estrategia de las armas nucleares

La estrategia de las armas nucleares es el conjunto de conceptos y t茅cnicas utilizados para obtener una hipot茅tica ventaja en una guerra nuclear o para alcanzar beneficios pol铆ticos, econ贸micos o militares mediante la utilizaci贸n o la amenaza de utilizaci贸n de armas nucleares.
Frente a la idea generalizada de que una guerra nuclear implicar铆a el fin del mundo, compartida por el p煤blico y numerosos especialistas, se han teorizado posibles estrategias para vencer en un conflicto de estas caracter铆sticas o al menos quedar en posici贸n ventajosa. Parad贸jicamente, estas teor铆as son m谩s realizables cuanto menor sea el n煤mero de vectores desplegados, ejemplificando a la perfecci贸n la l贸gica perversa que envuelve a toda la estrategia de armas nucleares: un laberinto de espejos donde nada es lo que parece.

Contenidos

Armas, vectores, tr铆adas, potencias y sumas cero

En s铆, un arma nuclear no es m谩s que un explosivo de gran potencia, eficiencia y versatilidad con letales y prolongados efectos colaterales. Para alcanzar alguna utilidad militar 鈥攁l margen de algunos usos propios de unidades de ingenieros, como la demolici贸n local de grandes estructuras鈥 el explosivo debe ser transportado hasta su blanco mediante un medio denominado vector. Este vector suele ser un misil o un avi贸n, aunque algunas armas nucleares han sido equipadas en torpedos, minas y otros ingenios similares. La naturaleza de estos equipos viene determinada por el uso que pretenda darse al arma; por ejemplo, para realizar un ataque estrat茅gico a gran escala contra un pa铆s lejano se instalar谩n en misiles bal铆sticos intercontinentales(o como son conocidos en los 谩mbitos profesionales ICBM, siglas para InterContinental Balistic Missile), mientras que si deseamos emplearla en el campo de batalla podemos incluso utilizar bombas de ca铆da libre a bordo de aviones t谩cticos.
Esta constataci贸n nos permite diferenciar dos conceptos esenciales, aunque no bien delimitados, de la estrategia de las armas nucleares: su utilizaci贸n t谩ctica 鈥攐rientada a procurar la victoria en un campo de batalla espec铆fico delimitado geogr谩ficamente鈥 y su utilizaci贸n estrat茅gica, concebida para desarticular los servicios esenciales de la retaguardia enemiga y debilitar o aniquilar su esfuerzo de guerra.
Como es sabido, la utilizaci贸n masiva de armas nucleares es un factor decisivo tanto a nivel t谩ctico como estrat茅gico. Bien eliminando flotas o divisiones acorazadas de un solo impacto, bien aniquilando las refiner铆as y puertos del enemigo, su uso puede garantizar la victoria o el empate de manera instant谩nea y contundente. Es esta asimetr铆a esencial caracter铆stica de las armas nucleares lo que ha transformado la historia de la guerra y de la pol铆tica internacional, convirtiendo en obsoletas las t谩cticas y estrategias convencionales. Unida a su capacidad para aniquilar naciones enteras en un solo ataque, han generado una m铆tica bien justificada tanto entre la sociedad en general como para los expertos.
En consecuencia, no es dif铆cil colegir que el primer objetivo de toda fuerza nuclear es la fuerza nuclear del enemigo. La posibilidad de degradar significativamente la capacidad de ataque at贸mico del oponente con un primer ataque sorpresivo ha sido acariciada una y otra vez por los estrategas de la guerra nuclear como un elemento clave para obtener ventaja en el conflicto. El temor a que fuera el enemigo quien alcanzara tal objetivo condujo r谩pidamente a tres reacciones que encontramos en las principales potencias nucleares:

  1. Instalaciones fijas (silos) o m贸viles (camiones, trenes, etc) con base en tierra.
  2. Buques submarinos, capaces de realizar lanzamientos desde el mar.
  3. Bombarderos de distintos tipos, desplegados en diversas bases a茅reas.
  4. sat茅lites en 贸rbita.

Si bien existieron algunas armas FOBS (sistema de bombardeo orbital fraccional) para su ubicaci贸n satelitaria, lo cierto es que la inmensa mayor铆a de armas nucleares se hallan desplegadas en instalaciones o veh铆culos terrestres, submarinos y bombarderos. Esta triple multiplicaci贸n y dispersi贸n de los medios nucleares, que imposibilita su localizaci贸n y destrucci贸n generalizada en un primer golpe asestado por sorpresa, se denomina tr铆ada nuclear. Algunos pa铆ses, como Francia o el Reino Unido, han renunciado a la "pata" terrestre de la tr铆ada por considerarla excesivamente vulnerable y concentran sus esfuerzos en los aviones y submarinos.
De lo expuesto se deduce que la mera posesi贸n de una o varias armas nucleares no convierte a un pa铆s en potencia nuclear. Una potencia nuclear es un Estado que:

Se denomina superpotencia nuclear a un Estado que es capaz de completar un ataque o represalia nuclear contra cualquier n煤mero de enemigos simult谩neos, cualquiera que sea su ubicaci贸n geogr谩fica, aprovechando eficazmente la asimetr铆a esencial que otorgan las armas at贸micas.
Ya en los mismos inicios de la carrera nuclear se hizo evidente que la 煤nica manera realista de, al menos, empatar un conflicto nuclear era obtener la denominada suma cero. La suma cero significa que, cualquiera que sean las acciones militares emprendidas por el enemigo, 茅stas podr谩n ser canceladas, contrarrestadas o igualadas mediante el uso de suficientes armas nucleares. Para asegurar la suma cero en cualquier circunstancia y contra cualquier n煤mero de enemigos se requer铆a un n煤mero ingente de armas. Su existencia tuvo un efecto singular: ante la imposibilidad de obtener la victoria, todos los participantes en la carrera nuclear han mantenido la paz entre ellos pese a las graves crisis que han azotado nuestro mundo. La suma cero total o destrucci贸n mutua asegurada permiti贸 el nacimiento de la disuasi贸n.

La Carta del Loco y la disuasi贸n nuclear

MAD significa loco en ingl茅s, sin embargo tambi茅n es el acr贸nimo, no muy sint谩ctico, de mutual assured destruction, Destrucci贸n mutua asegurada. En guerra nuclear, MAD significa la capacidad de aniquilar a cualquier n煤mero de enemigos en cualquier instante y bajo cualquier circunstancia, a sabiendas de que la propia aniquilaci贸n ser谩 una consecuencia inevitable. Parad贸jicamente, durante toda la Guerra Fr铆a la capacidad MAD nucleada en torno a los Estados Unidos y la Uni贸n Sovi茅tica mantuvo una precaria "paz helada" por la disuasi贸n que este potencial acarreaba consigo.
En efecto, cuando se es consciente de que el 煤nico resultado posible de un conflicto es la propia aniquilaci贸n 鈥攁unque nuestros enemigos resulten igualmente borrados de la faz de la tierra鈥, los 铆mpetus belicistas resultan moderados hasta el extremo de desaparecer en la pr谩ctica. Dicho en otras palabras, disuade eficazmente a cualquier pa铆s o alianza de iniciar hostilidades abiertas contra una potencia o superpotencia nuclear.
Si bien los bombardeos at贸micos de Hiroshima y Nagasaki crearon una "m铆tica de las armas nucleares" seg煤n la cual toda batalla de estas caracter铆sticas conllevar铆a el fin del mundo, ni los Estados Unidos ni la URSS alcanzar铆an la suma cero hasta finales de los a帽os 1960 y la capacidad MAD hasta principios de los a帽os 1970. Esto quiere decir que, por ejemplo, si la Crisis de los misiles de Cuba (1962) se hubiera resuelto violentamente, ninguno de los oponentes habr铆a resultado aniquilado en contra de la opini贸n popular. Por el contrario, diversos incidentes con los sistemas de represalia instant谩nea de ambas superpotencias acaecidos durante los a帽os 1980 y 90 estuvieron a punto de conducirnos a una guerra termonuclear total.
En la actualidad, y como consecuencia de los diversos acuerdos de desarme que caracterizaron al final de la Guerra Fr铆a y su Posguerra, la capacidad de las principales potencias ha ca铆do por debajo de la suma cero total o MAD para pasar de nuevo a una situaci贸n de suma cero simple. No obstante, como veremos m谩s adelante, las prestaciones devastadoras de las nuevas armas nucleares y sus aplicaciones especiales, as铆 como la fragilidad tecnol贸gica de las sociedades modernas, siguen siendo capaces de mantener la disuasi贸n eficazmente.

Los campos de batalla de la guerra nuclear

Como consecuencia de la suma cero y la disuasi贸n, y pese a toda la propaganda al respecto, las potencias y superpotencias nucleares adoptaron casi desde el principio una actitud eminentemente defensiva. Eran conscientes de que incluso un enfrentamiento limitado causar铆a enormes da帽os, conden谩ndoles a convertirse en pa铆ses subdesarrollados dependientes del exterior para su reconstrucci贸n. La consiguiente paranoia colectiva condujo a estas potencias a creer que el oponente estaba constantemente maniobrando para lanzar alguna clase de ataque sorpresivo, por lo que se armaban cada vez m谩s. El oponente, con un grado similar de paranoia, tomaba estas acciones como indicios evidentes de la actitud hostil del primero, conduci茅ndole a armarse todav铆a m谩s, y as铆 sucesivamente en un c铆rculo vicioso al que se denomin贸 carrera armament铆stica. En una carrera armament铆stica, ambas partes creen estar en el lado de la raz贸n. El resultado no pod铆a ser otro que la suma cero total, como demostraron repetidos an谩lisis y ejercicios. Pero a煤n y as铆 segu铆an intent谩ndolo.

SIOP/RISOP: los planes para el Armaged贸n

Los planes para la utilizaci贸n de armas nucleares t谩cticas o de teatro 鈥攑ara el campo de batalla鈥 eran similares a otras operaciones convencionales que implicaban el uso de artiller铆a misil铆stica de alta potencia. No obstante, poco a poco ir铆a surgiendo la idea de escalada nuclear: un escenario donde tras la utilizaci贸n de un n煤mero reducido de armas nucleares en el calor del combate su uso ir铆a ampli谩ndose y extendi茅ndose hasta llegar a la guerra termonuclear total. Los misiles de alcance intermedio como el SS-20 sovi茅tico y los misiles Pershing y Pershing II norteamericano, al igual que los bombarderos, se consideraban especialmente peligrosos por su capacidad de actuar como escal贸n intermedio entre la guerra t谩ctica localizada y la guerra estrat茅gica general; es por ello que fueron eliminados con los primeros acuerdos de limitaci贸n de armas nucleares.
En Estados Unidos, a los planes para la utilizaci贸n de armamento nuclear se les denomin贸 SIOP, acr贸nimo de special integrated operations plan, plan especial de operaciones integradas. Consist铆a en una serie de directivas para determinar qu茅 blancos atacar, en qu茅 orden y de qu茅 manera. Existen cuatro niveles SIOP:

Dentro de las opciones de ataque mayor, existen a su vez otros cuatro subniveles:

Obs茅rvese que al realizarse la batalla a nivel MAO-3 la dirigencia pol铆tica quedar铆a inhabilitada, por lo que casi de manera autom谩tica saltar铆a a nivel MAO-4.
Al mismo tiempo que el SIOP, se dise帽a el RISOP ("Red" integrated special operations plan - Plan especial de operaciones integradas "del bando rojo"). Mediante el mismo, se pretende analizar qu茅 blancos propios ser铆an atacados por el enemigo, para comprender c贸mo se desarrollar铆a la guerra y reducir da帽os en la medida de lo posible. El RISOP, por supuesto, no es sino una estimaci贸n bien fundada de los actos previstos del enemigo.

El final de la cuenta atr谩s: los diez minutos del d铆a del juicio

(O c贸mo funciona el sistema de control de las armas termonucleares)
El proceso est谩 explicado tomando como ejemplo el sistema de mando ruso; el norteamericano, ingl茅s, franc茅s o chino son muy similares. Esta informaci贸n es, aproximadamente, del a帽o 2000.

Tiempo: 00:00 - los sat茅lites OKO (Ojo) y los radares OTH Duga (capaces de ver "bajo la l铆nea del horizonte" a grandes distancias) detectan los ICBM o SLBM enemigos conforme ascienden y transmiten los datos al Centro de Inteligencia Espacial del GRU (el servicio secreto militar), un b煤nker subterr谩neo secreto llamado Serpukhov-15, cerca de Vatutinki, a unos 60 km al sudoeste de Mosc煤. Los analistas de inteligencia del GRU comienzan a evaluar la amenaza.
Tiempo: 00:30 - se transmite una se帽al de emergencia a los 15 centros subterr谩neos de control de las Fuerzas Nucleares Estrat茅gicas repartidos por toda la Federaci贸n, y tambi茅n al puesto de mando de la Junta de Jefes de Estado Mayor, en Chekov, y al Comando de las Fuerzas Espaciales situado en el Ministerio de Defensa, en Mosc煤.
Tiempo: 01:00 - los especialistas del Comando de las Fuerzas Espaciales determinan la credibilidad de la amenaza con los datos que les van llegando desde Serpukhov-15. Si deciden que es real, transmiten una se帽al de alerta a los tres portadores de los "maletines nucleares" (el Presidente, el Ministro de Defensa y el Comandante en Jefe de la Junta de Jefes de Estado Mayor) y una prealerta a la red de puestos de control de las Fuerzas Nucleares Estrat茅gicas, un cuerpo de 茅lite que controla los ICBM y las comunicaciones con los bombarderos y los submarinos. Se activa el Sistema de Defensa Civil.
Tiempo: 01:30 - los operadores de los puestos de control de las comunicaciones con los submarinos y los bombarderos transmiten una se帽al de prealerta. Las tripulaciones de los bombarderos corren a sus aviones y se disponen a despegar. En las profundidades oce谩nicas, los submarinos entran en alerta roja e inician los procedimientos de lanzamiento, igual que hacen los operadores de la red de puestos de control de los ICBM en los campos misil铆sticos.
Tiempo: 02:00 - el sistema de mando conmuta de la red normal de comunicaciones a la red especial de comunicaciones, que les conecta directamente con los puestos de control de los ICBM, los bombarderos y los submarinos. En estos momentos, los misiles desplegados en camiones estar铆an poniendo sus motores en marcha.
Tiempo: 03:00 - los portadores de los maletines nucleares conversan entre s铆, si es posible, para determinar la reacci贸n exacta, el plan de guerra a utilizar (el SIOP/RISOP) y tomar las decisiones pol铆ticas oportunas. El Presidente, o en su defecto el Ministro de Defensa, intentan ponerse en contacto con las autoridades pol铆ticas del pa铆s atacante para ver qu茅 est谩 ocurriendo, si es que hay algo que decirse.
Tiempo: 04:00 - los misiles atacantes entran dentro del rango de los radares de descubierta de largo alcance LPAR y Daryal, donde se confirma su presencia, n煤mero y trayectoria. Los datos son retransmitidos al Presidente, al Ministro de Defensa, a la Junta de Jefes de Estado Mayor y al Comando de las Fuerzas Espaciales. Los analistas de inteligencia siguen tratando de desentra帽ar lo que est谩 sucediendo con el m谩ximo detalle posible. El Presidente, el Ministro de Defensa y otro personal esencial suben a helic贸pteros para ser transportados a lugar secreto.
Tiempo: 04:30 - se declara el Estado de Sitio y de Excepci贸n. Se transmiten 贸rdenes a todas las comandancias del Ej茅rcito, la Marina y la Fuerza A茅rea (no nucleares) para que inicien un despliegue de emergencia, as铆 como a los gobernadores civiles de los territorios para que declaren la Ley Marcial y pongan en marcha de inmediato los planes de Protecci贸n Civil. A partir de este momento, cualquier persona o veh铆culo que se acerque a un componente de las fuerzas armadas rusas de la clase que sea sin autorizaci贸n ser谩 atacado sin previo aviso.
Tiempo: 05:00 - el momento de la decisi贸n. Para que el contraataque se ejecute sin problemas, hay que hacerlo ahora o nunca. Si se decide contraatacar, el Presidente o en su defecto el Ministro de Defensa o en su defecto el Comandante en Jefe de la Junta de Jefes de Estado Mayor utilizan su "malet铆n" para transmitir los c贸digos de desbloqueo a la Junta de Jefes de Estado Mayor, a los puestos de control de los bombarderos, los submarinos y los campos misil铆sticos. Los bombarderos despegan. Los camiones lanzamisiles echan a correr a toda velocidad desperdig谩ndose por ah铆. Los submarinos proceden a profundidad de lanzamiento. Los operadores de los campos misil铆sticos, los camiones y los submarinos proceden a desbloquear los misiles con los c贸digos suministrados e iniciar la secuencia de encendido. En estos momentos a煤n se puede detener el proceso.
Tiempo: 05:30 - se transmite el plan de guerra (SIOP/RISOP) a los operadores de los misiles. En caso de que las comunicaciones se hubiesen cortado ya (por ataque EMP o porque disparos de trayectoria deprimida -5 mins. de preaviso- o de misiles de crucero hubiesen alcanzado los centros de mando), los operadores de los misiles en tierra, mar y aire se atendr铆an a los SIOP/RISOP predeterminados y el c贸digo de desbloqueo se entender铆a como c贸digo de autorizaci贸n de lanzamiento.
Tiempo: 06:30 - la Junta de Jefes de Estado Mayor, por orden de los portadores de los maletines, transmite a todas las estaciones los c贸digos para la autorizaci贸n de lanzamiento (go-code).
Tiempo: 07:00 - los operadores de los misiles en los silos, los camiones, los bombarderos y los submarinos comparan estos c贸digos con los que tienen en sus libros de claves, conservados en cajas fuertes selladas. Si coinciden, o si las comunicaciones se hubiesen cortado despu茅s de recibir los c贸digos de desbloqueo, las comunicaciones con el exterior se cortan, ya no se aceptan nuevas 贸rdenes y se disponen a lanzar. Ahora el proceso es irreversible.
Tiempo: 08:30 - los operadores han terminado de preparar los misiles para el lanzamiento. Los bombarderos supers贸nicos vuelan hacia el Polo Norte a toda velocidad. Los submarinos est谩n a profundidad de lanzamiento. Se inician las secuencias de disparo.
Tiempo: 09:00 - los planes de Defensa Civil empiezan a implementarse.
Tiempo: 10:00 - los misiles est谩n en el aire. La Represalia Nuclear ha comenzado.
Este procedimiento se denomina LOW (launch-on-warning). Existen procedimientos abreviados para ataques por sorpresa (LOA - launch-on-attack) y paralelos para ataques con otro tipo de armas como puedan ser los misiles de crucero.

La hora de las bombas

Se ha teorizado que es posible una guerra nuclear prolongada en el tiempo (protracted nuclear war), pero la opini贸n generalizada es que, ante la posibilidad inminente de perder las fuerzas nucleares propias, cualquier potencia optar铆a por lanzarlo todo. Esto es: que la escalada desde un ataque limitado a una guerra termonuclear total MAO-4 es inevitable y muy r谩pida. En este caso, la duraci贸n total del conflicto ser铆a de escasamente 60 minutos, y por ello se le llama la hora de las bombas o la hora de Armaged贸n.
Con toda probabilidad, el comp谩s de apertura consistir铆a en un ataque de pulso electromagn茅tico de gran altitud (HEMP) en el espacio exterior para dislocar completamente al enemigo, seguido de detonaciones de oscurecimiento en las regiones superiores de la atm贸sfera con objeto de cegar a los sistemas antimisil.
Segundos despu茅s comenzar铆an a llegar las cabezas termonucleares, atravesando las zonas de oscurecimiento envueltas en nubes de se帽uelos, perturbadores y otros medios de guerra electr贸nica para confundir a cualquier sistema antimisil que pudiera seguir operativo. Los blancos "blandos" 鈥攃iudades, 谩reas industriales, refiner铆as, centrales el茅ctricas, etc鈥 ser铆an atacados con detonaciones a茅reas (airburst), mientras que los "duros" (silos de misiles, instalaciones subterr谩neas, puertos, pistas) recibir铆an impactos directos a nivel de superficie (groundburst). A partir de aqu铆, la evoluci贸n del conflicto es imposible de predecir; se ha hablado de bombas sucias y bombas de radiaci贸n ultravioleta utilizadas para esterilizar los campos de cultivo, enfermar al ganado y contaminar a煤n m谩s el agua potable, estrellas del caos (detonaci贸n simult谩nea de m煤ltiples cabezas en una disposici贸n radial para aniquilar grandes conurbaciones o 谩reas industriales) y otras t谩cticas a cual m谩s esot茅rica. Los efectos de una guerra nuclear est谩n descritos en efectos de las armas nucleares.